Friday, April 09, 2010

fuerza

Crater and Laguna of El Golfo, LanzaroteImage via Wikipedia

Hace días que no escribía. Tampoco tenía nada especial que contar.
Sigo con los entrenos diarios. 5 días a la semana, pero sin salidas largas de bici. Es decir, que no estoy entrenando para un Ironman.
De hecho, hoy he tramitado la cancelación de mi inscripción para Niza. No por falta de ganas, sino porque tengo un reto mucho más importante, que es el tener mi primer hijo.
Será (si todo sigue igual de bien) para el 18 de Junio (aprox.). Así que la fecha del IM de Niza del 27 de Junio es altamente inconveniente.
Ya sea porque habremos tenido ya al niño y estás en formato crisis, o porque lo estás esperando e igualmente estás alerta.

Pero hoy he vivido un evento que me ha hecho revivar la llama del Ironman. Hemos hecho un pase en la oficina (fuera de horas) del video oficial del Ironman Lanzarote 2009.
Cuando ves todo ese ambiente, los participantes, la gente animando.... recuerdas en primera persona tu propia experiencia y te das cuenta de lo excepcional que es. Del privilegio que representa el haber participado en una prueba de esas características y en esa isla tan mágica como es Lanzarote.

Revivir experiencias como ésa, aunque sea a través de un vídeo, te hace avivar una serie de emociones que tienes dentro. Aquel espíritu de guerrero que se te incrusta y queda permanente en tu vida, después de haber completado una hazaña de ese calibre. Entiendo que este sentimiento sea difícil de comprender para gente ajena a este mundillo. De hecho, en parte entiendo que se nos califique de "frikies" por parte del resto de los mortales que no han probado nunca algo parecido.

Pero cuando has pasado por una experiencia de este tipo, hay algo en tí que cambia de forma permanente. Puedes "semi" olvidarlo cuando estás immerso en otros temas. Sea trabajo, paternidad, proyectos personales.... pero sabes que tienes siempre algo ahí adentro que no se apaga. Que está presente ya de por vida, y que te impulsa a seguir con los entrenos matutinos, las sesiones de piscina entre horas y las salidas en bici de fin de semana, por mucho que a veces se te "atraganten".

El Ironman te marca. Lo quieras o no. Es un hecho.
Ya lo intuía, pero hoy he podido comprobar que Lanzarote no será mi último IM.

Os lo aseguro.

Martin
Reblog this post [with Zemanta]

1 comment:

Unknown said...

Eres un auténtico ejemplo a seguir, sinceramente te lo digo.